Pacientes (Gracejo)

De Frases Celebres

Llega un sujeto debilitado, amarillento, y dice al médico:

-Doctor Meléndez, me comí unos huevos que me patearon el hígado.

-Hombre, menos mal que no se comió un hígado.


Salió Francisco Eladio del consultorio del médico caminando en forma extraña y se encontró con su cuñado:

-Que te pasa Pacho ?. Ayer marchabas bien y hoy estás caminando como encalambrado.

-El doctor me encontró el colesterol muy alto, me puso a dieta y me advirtió

que los huevos ni tocarlos.


Carlos Alberto después de su cirugía intestinal sentía hambre, pidió su almuerzo y le administraron un enema vitaminizado ordenado por el cirujano.

A los cinco días con ese mismo tratamiento, hambriento y mortificado preguntó a la despótica enfermera:

-Y son muy caros esos enemas ?.

-No, y por qué lo pregunta ?.

-Porque a usted y al doctor, quisiera invitarlos a almorzar.